Usted está aquí

Características de VATA dosha

El vate es el principio del aire y el éter. Es la dosha más fuerte de las tres energías biológicas. Proporciona espacio para todas las demás funciones de la vida y está detrás de todo movimiento en el cuerpo humano.

La vata se manifiesta a través de las funciones psicosomáticas del organismo, la circulación sanguínea, el sistema linfático, el sistema nervioso y las vías respiratorias. Las principales áreas de esta dosha en el cuerpo humano son: intestino grueso, cavidad pélvica y abdominal, muslos, huesos, cabeza, orejas y todas las demás aberturas del cuerpo junto con el sentido táctil y auditivo. Cuando esta dosha es perturbada, la persona pierde una sensación de entusiasmo, frescura, felicidad, alegría y poder creativo energético. Después de eso, los sentimientos de ansiedad, miedo, nerviosismo, indecisión, inseguridad, tristeza y depresión aumentan. Hay una mayor percepción de dolor, rigidez, agrietamiento en las articulaciones, calambres o temblor general. Si la vata está demasiado desequilibrado, entonces conduce a una sensación de soledad, timidez, inseguridad y evitación del contacto social.

Características psicosomáticas del tipo Vata

Como regla general, las personas con un predominio del principio vata son delgadas, bajas o altas como tendón en estatura. Sufre de frío y gélido. Tienen musculatura subdesarrollada, pecho plano, venas claramente visibles, piel seca, fría y sensible, y extremidades insuficientemente ensangrentadas. Los ojos pequeños, el cabello seco con las puntas deshilachadas y la susceptibilidad a la caspa son otros rasgos característicos. Son activos, enérgicos, receptivos, impulsivos y llenos de vida. Les gusta moverse y están constantemente buscando algo de actividad. Les gusta viajar y cada cambio. Hablan rápidamente y usan gestos con las manos. Entienden rápida y fácilmente las nuevas ideas. Son tipos creativos y perceptivos con buena intuición. La tolerancia, el coraje y la aserción no son su fuerte. Tienden a ser indecisos, nerviosos, preocupaciones, ansiedades y temblores. Pueden tener una tendencia a la ineptitud y a los trastornos mentales. Carecen de confianza, por lo que a menudo no piensan mucho en sí mismos. Muestran una fuerza de voluntad más débil y una memoria a corto plazo. Pueden despertar un gran entusiasmo en sí mismos, pero pronto se desvanece. Son capaces de desarrollar una gran carga de trabajo, pero todo a expensas de la tensión excesiva y el insomnio debido al exceso de trabajo. Luchan por conciliar el sueño y tener un sueño ligero e intermitente. A menudo sufren de alergias, que son en su mayoría de origen nervioso. Las manifestaciones típicas son estreñimiento y flatulencia, agotamiento mental, fatiga, insomnio, sensación de miedo y ansiedad, piel seca, circulación sanguínea debilitada, dolor de cabeza, artritis y reumatismo.

Las manifestaciones tipológicas del tipo Vata

Las personas vata son buenos profesores, programadores y trabajadores de los medios de comunicación. Tienen una capacidad natural para organizar y procesar datos rápidamente con claridad. Les gusta hacer las cosas lo más rápido posible y a menudo realizan varias actividades al mismo tiempo. A menudo son eruditos y artistas que están en ciertas habilidades psíquicas. Viven en su “propio mundo”. Estas personas necesitan ser tratadas como una flor, suavemente y con sentimiento.

Restablecimiento del equilibrio de Vata

El tipo vata necesita buenos antecedentes, paz y una sensación de seguridad. Debe evitar el estrés mental y trabajar tarde en la noche, invierno y heladas, alimentos crudos y bebidas frías. Es una buena idea limitar la experiencia del equipo, la visualización de televisión y el sobre-implementación. Los deportes adecuados incluyen yoga, tai chi, gimnasia de fitness, carreras ligeras, ciclismo y senderismo. Restaurar el equilibrio ayuda: sol, calor, paz, mucho descanso, masajes, relajación regular y aromaterapia, dieta cálida, satisfaciendo, ligeramente picante y aceitosa.

Dieta adecuada para Vata

El sabor más adecuado para las personas del tipo vata es dulce, luego salado y agrio. No se recomiendan sabores amargos, excesivamente picantes y astringentes. Es importante comer a intervalos regulares, especialmente alimentos hervidos y calientes, preferiblemente en un ambiente tranquilo y agradable. Los más óptimos son los cereales hervidos con la adición de un poco de aceite: arroz, quinua, trigo, avena. Las verduras hervidas, asadas o a la plancha en aceite es otra buena opción: zanahorias, remolacha, calabaza, calabacín, pepino, cebollas, espárragos, alcachofas, boniatos, vainas de frijoles. Además, son adecuadas almendras, anacardos, avellanas, pistachos, nueces y cocos, semillas de sésamo y girasol. La fruta limpia la energía vital, fortalece el sistema nervioso y le da al organismo la suavidad, armonía y cantidad necesaria de líquidos: naranja, plátano, vino de uva, pomelo, pera, manzana, melocotón, albaricoque, mango, piña, fresas, frambuesas, dátiles, higos. De las vainas verdes, las lentejas y el tofu son adecuadas para las legumbres. Los productos lácteos son buenos porque apoyan el elemento de la tierra: mantequilla, leche, yogur, requesón, crema, queso. Los huevos pueden ser un suplemento adecuado. Es bueno endulzar con azúcar de caña, jarabe de arce o miel. Uno de los mejores y más eficaces ingredientes para reducir la vata dosha acumulado es el aceite de sésamo. Alternativamente, también puede ser almendra, girasol u oliva. El uso moderado de especias seleccionadas es beneficioso: jengibre, cardamomo, canela, albahaca, clavo de olor, hierba de limón, cilantro, cúrcuma, menta, orégano, hinojo, comino y pimienta. El agua mineral, los tés de hierbas y los jugos de frutas son las bebidas más adecuadas.

Productos recomendados

Paquetes inmunes ayurvédicos

Cuidar la inmunidad & la regeneración
Ver nuestra tienda